LA POLICÍA DEL PENSAMIENTO

<<Tener algo por cierto, mientras exista un solo ser que se negaría si pudiera, pero a quien se le impide hacerlo, es afirmar que nosotros y los que piensan como nosotros somos los jueces de la verdad. Pero jueces que resuelven la cuestión sin escuchar a una de las partes>>.

John Stuart Mills, filósofo autor de estas palabras en su libro “On Liberty” 1859.

¿Cómo puede el ser humano estar seguro de que su opinión es lo más próximo a la verdad objetiva sin conocer todos los puntos de vista posibles? Es la misma situación que se presenta cuando deseamos opinar sobre algo o prevernos sobre la calidad de alguna película o libro, oyendo las experiencias de otras personas.

¿Es posible que muchas veces nuestras experiencias se vean influenciadas por estas opiniones previas? Cuando vamos al cine, preparados para ver aquella película tan esperada, y de repente oímos a los anteriores espectadores saliendo de la sala, mientras comentan sus críticas nefastas, contagiándonos la energía negativa que puede plantar un cuestionamiento en nuestras mentes o un colosal derrumbe a nuestro entusiasmo.

John Stuart Mills concebía la libertad de expresión como el elemento esencial para descubrir la verdad. Filósofos de la Ilustración como Pach, Montesquieu, Voltaire y Rosseau sostenían que era el pilar para el avance de las artes, las ciencias y la auténtica participación política.

Como estos pensadores, sostengo los mismos principios. Desde un punto de vista general, claro está. Pero… ¿Hasta qué punto podemos afirmar que una sociedad conserva su estado de democracia reafirmando la censura indirecta y directa?

Claro que existen casos donde la censura puede resultar razonable. Pero, en dichas situaciones, estamos hablando de censuras críticas que no deben dejar de lado el objetivo fundamental: informar a la sociedad de una manera lo mayor imparcial posible.

¿A qué me refiero con imparcial?

Está claro que los medios de información del mundo dependen de los países y las culturas. Cada medio difundirá información de acuerdo al índice de popularidad, los valores dominantes y los objetivos políticos y propagandísticos. Por ejemplo, es muy común que según la inclinación política del canal de televisión que transmita algún noticiero, presente noticias, cuyo contenido y discurso incluya repetidas apologías negativas o a favor del gobierno vigente. Lo mismo ocurre en la prensa.

Censurar significa intervenir en los mensajes para “corregir” o “conducir” los discursos de acuerdo a la ideología imperante. Es un recurso primordial para la dictadura, que actualmente predomina en un sentido indirecto, al menos en gran parte del Occidente. Es una censura “invisible” que funciona mediante la extorsión a aquellos medios de comunicación que puedan peligrar la imagen de alguna entidad.

Encontramos varios tipos de censura, uno de ellos es la moral. La más controvertida de todas, ya que se refiere a la eliminación de material obsceno o que se considera moralmente cuestionable. Es la que se emplea para establecer el rango de edad “apto” para ver determinado material. Con este principio se censuran libros, películas… O se incluyen advertencias al principio. En mi opinión, es ridículo establecer que el rango mínimo sea a los 18 años. Es obvio que esto es una generalidad, pero el hecho de cumplir 18 años no significa que nos hemos zambullido de cabeza en la madurez plena. De un día para el otro no somos más sabios. Decir que la sabiduría se gana solo con la edad es una de las mayores falacias. La sabiduría se gana con las experiencias y el poder de análisis. No todos tenemos la suerte de vivir vidas plenas e inocentes, en algún momento debemos madurar y aceptar el horror.

¿Es realmente correcto prohibir contenido de esta manera a los menores? No sugiero que se les permita ver imágenes con contenido violento o de desnudez. Pero ¿Realmente estamos beneficiando su desarrollo intelectual retrasando la cruda verdad? En algún momento se enterarán de temas como la muerte violenta, el sexo, las drogas… ¿No es mejor acompañarlos en este aprendizaje desde el comienzo y a través de pequeños pasos? Postergarlo para la mayoría de edad, supone, en mi opinión, un estado de letargo que pone en peligro la formación de la personalidad de la persona. ¿Por qué se dice que la adolescencia es la etapa más dura en la vida de un ser humano? No es solo por el hecho de tener que afrontar cambios físicos y emocionales, o tener que ingresar a la vida adulta, sino que se debe también, a tener que aceptar realidades muy crudas y nuevas que destruyen la visión del mundo que teníamos. ¿No hubiera sido más sencillo que nos hubieran acompañado desde el principio? Ingresar en una nueva etapa aumenta la curiosidad, y tarde o temprano, terminamos descubriendo la mayoría de las cosas por nuestra propia cuenta. Estas revelaciones son las que inculcan aquel sentimiento de traición y shock. Y la aceptación es lo que lleva a la crisis, la pérdida de la bella ignorancia e inocencia.

Un niño por sí mismo, es obvio que tendrá dificultades para asimilar estas nuevas realidades, pero esto depende también de la imagen que le demos a estos tabúes. Los vicios son totalmente naturales en el ser humano, y una buena guía durante la infancia es lo que se necesita para mejorar esta angustia que oprime a la sociedad. Pero no debemos irnos de un polo al otro.

En épocas anteriores, el contenido explícito o implícito de sexualidad en la televisión era mucho menor. En los tiempos modernos resulta totalmente extraordinario no ver, por lo menos, alguna publicidad donde aparezca una mujer semidesnuda haciendo o diciendo cosas con mensajes subliminales sexuales. Hoy en día, somos continuamente bombardeados por esta clase de contenido, reforzando los aspectos más atroces de la sociedad. Pues, una vez más, se censura lo que resulta conveniente política e ideológicamente. Somos capaces de negar a un menor poder ver una película para mayores, y luego permitimos que observen el bombardeo mediática de shows televisivos machistas y transgresores de los derechos humanos, donde se promueve la estupidez.

Casos en donde esta clase de censura sí resulta lógica y estoy a favor, son aquellos concernientes a la pornografía infantil o donde las personas sean forzadas. Películas donde se hieren a animales…

Por otro lado, nos encontramos con la censura política, aquello que los gobiernos precisan aplicar para impedir la libre expresión e influir sobre la opinión de los ciudadanos, evitando una posible rebelión. De esta manera, se logra efectuar el control de las masas y crear una falsa imagen de honestidad sobre los líderes, suprimiendo toda publicación u opinión negativa.

Otra censura, predominante es la religiosa. Aquella, la cual está muy presente en el Oriente Medio, y se basa en el rechazo a toda publicación que ofenda la religión predominante.

Luego, nos encontramos con la censura a la educación. Muchos libros suelen plantear los temas desde un punto de vista influenciado por la historia personal de la nación o por los intereses gubernamentales. Por ejemplo, no es lo mismo que Japón hable del Holocausto Nuclear a Estados Unidos. En estos textos se suelen pasar por alto muchos detalles para manifestar a la nación como la víctima o la ganadora sin incluir los detalles sórdidos del asunto.

En la cultura popular y la música la censura es implacable y se refiere especialmente a la moralidad o la política del contenido.

De esta manera, podemos seguir enumerando casos. Lo cual demuestra el alcance de poder que las autoridades tienen.

La libertad de información y expresión es un derecho fundamental señalado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y las constituciones de los sistemas democráticos.

La disponibilidad de información es el único medio que posee el ser humano para comprender si una idea es verdadera, relativa o mentira, como proponía Oliver Wender Holmes Jr. Y Louis Brandeis.

Es cierto que este argumento presupone una debilidad, la cual indica que la información expuesta carece de igualdad entre sus datos, al haber medios con mayor popularidad o facilidad de dirigirse a la gente. Es aquí donde los Estados deberían regular el acceso o la cantidad de emisiones posibles. Sé que es una idea un tanto izquierdista de igualdad, pero pienso que es la única manera de garantizar que la cantidad de emisiones no tenga influencia sobre la opinión del público, cuyo convencimiento puede ser alterado por ello. No obstante, seguimos hallándonos frente a un argumento débil puesto que los líderes que controlan esta frecuencia podrían estar ligados a partidos políticos o bandos de opinión. Resulta difícil imaginar una regulación justa sin corrupción alguna.

La libertad intelectual es la única que puede garantizar la formación del ser humano, tanto en su personalidad como en su sentido crítico. Mentes cerradas son más sencillas de dirigir.

No obstante, lo más polémico de la censura, es la moral y la ética.

Los medios de comunicación suelen justificar la censura con el respeto a las personas implicadas. Pero lo cierto es que, es muy común que la censura gire en torno a la fama de la persona y su nacionalidad. Rasgo típico de división intercultural, donde la gente se siente más afectada cuando ven morir o sufrir a alguien de su nacionalidad y no de otra parte del mundo, como si no fueran seres humanos. Gran parte de estas decisiones giran en torno a evitar el pánico colectivo en contra del gobierno propio, pero sí a favor del gobierno enemigo. Por ejemplo, en la programación estadounidense es muy común ver contenido anti-islámico. También podemos hallar una gran variedad de videojuegos donde se incluyen retos de batallas en Irak, Irán…

Informar al público de un hecho no debe implicar, necesariamente, la incorporación de detalles inescrupulosos. Por ejemplo, si estamos hablando de un asesinato, no es imperativo incluir una foto del cuerpo fallecido. Estos elementos no son más que adornos que buscan impactar al público para, nada más ni nada menos, que influir sobre la opinión. Y con ello, hablamos de rating. Temporadas donde los medios informativos ignoran gran parte de lo que sucede en el mundo para acosar a la gente con su programación repetitiva en torno al tema polémico que ha ganado la fama de la época del año. Esto suele pasar con casos de desapariciones o asesinatos de menores, ataques terroristas, guerras…

Uno de los más célebres escritores, reflexivos en estos aspectos, y luchador contra la censura, fue George Orwell, conocido por sus libros “Rebelión en la Granja” (el cual había tenido muchas dificultades para ser publicado) y “1984” (con su conocido término “La policía del pensamiento”).

En su prefacio sobre “Rebelión en la Granja”, había escrito:

<<Obviamente no es deseable que un departamento gubernamental tenga capacidad censora (salvo en casos concernientes a la seguridad, a lo que nadie se opone en tiempo de guerra) sobre libros no subvencionados oficialmente. Pero el principal peligro para la libertad de expresión y de pensamiento en este momento no es la injerencia del Ministerio de Información o de cualquier otro organismo oficial. Si los editores se esfuerzan en no publicar libros sobre determinados asuntos, no es por miedo a ser procesados, sino por temor a la opinión pública. En este país la cobardía intelectual es el peor enemigo al que tiene que enfrentarse un escritor o periodista, y ese hecho no parece haber recibido la atención que merece.

            Cualquier persona ecuánime con experiencia periodística admitirá que durante esta guerra la censura oficial no ha sido demasiado quisquillosa.

            Lo siniestro de la censura en Inglaterra es que en su mayor parte es voluntaria. Las ideas impopulares pueden silenciarse, y los hechos inconvenientes mantenerse en la oscuridad, sin necesidad de prohibición oficial.

            La misma censura aplicada en la prensa británica, funciona también en los libros y las revistas, igual que en las obras de teatro, la radio y las películas. En cualquier momento determinado hay una ortodoxia, una serie de ideas que se considera que las personas biempensantes aceptarán sin discusión. No es que esté prohibido decir esto, aquello o lo otro, sino que <<no se hace>>. Cualquiera que desafíe la ortodoxia dominante se ve silenciado con una eficacia sorprendente.

            En este momento lo que exige la ortodoxia dominante es una admiración acrítica de la Rusia soviética. Cualquier crítica seria o revelación del gobierno soviético es prácticamente impublicable>>.

 

            Los medios de comunicación suelen ser los más antidemocráticos del mundo. Y personas como escritores, periodistas, cantantes, protestadores políticos, defensores del medio ambiente, blogueros, y muchos otros intelectuales y defensores de esta libertad deben sufrir las consecuencias como la persecución política, el exilio, la extorsión, y en casos extremos, la desaparición y el asesinato.

Ejemplos hay muchos, como Edward Snowden, el consultor tecnológico estadounidense cuya fama se debe a las revelaciones que hizo sobre la CIA y la NSA. Este joven, se ha declarado a sí mismo, un gran defensor de la privacidad y la libertad intelectual. ¿El resultado? Ahora vive exiliado de su país, en Rusia, junto a su novia.

La verdadera libertad del ser humano solo puede lograrse permitiendo que cada uno desarrolle su propia opinión, derivando en una mejor toma de decisiones personales. La gente no sabe lo que quiere hasta que se lo muestran. ¿Cómo pueden entonces creer que algunos países son mejores que otros sin conocerlos? ¿Criticar culturas sin haber oído los argumentos defensivos? Sí, estamos hablando de prejuicios… ¿basados en qué? En la opinión y la imagen difundida. No es casualidad que la opinión que tengamos sobre los países imperialistas y las grandes potencias sean más positivas que aquellos países subdesarrollados como en América Latina.

Lamentablemente, la censura crítica que respete valores sin dejar de informar sigue siendo una gran utopía. Pero algún día, deberemos dejar de lado la necedad reinante para abrir nuestras mentes y atrevernos a rompen los paradigmas impuestos socialmente hacia todos las ramas humanamente posibles. El humano solo puede evolucionar siendo capaz de cuestionarlo todo y defendiendo sus mayores derechos. Sin responder a las pautas que se nos han enseñado. Nadie dijo que es algo sencillo, pero ya es momento de que se comience a tomar conciencia sobre la gravedad del asunto. Mientras más sean quienes cuestionen esta censura, mayor será el flujo de información, y su correspondiente desarrollo.

“Corregir” implica que solo existe un único juez y una única verdad. Pero tu verdad puede que no sea la misma que la mía. ¿Alguno de los dos está mintiendo? Si tú ves un 6 y yo veo un 9 ¿estamos mintiendo? No, todo es una cuestión de percepción, pero ¿qué tal si no te permito que mires mi nueve desde tu perspectiva? Verás lo mismo que yo entonces.

No aceptes el 9 pasivamente. Es hora de destruir a la policía del pensamiento y tomar la realidad que nos pertenece. Como hubiera dicho Francisco Zarco “La libertad de información no solo es el arma más poderosa contra la tiranía y el despotismo, sino el instrumento más eficaz y más activo del progreso y de la civilización”.

IMAGEN FUENTE: http://guatemalademos.org/

Anuncios

5 comentarios en “LA POLICÍA DEL PENSAMIENTO

  1. La lectura de tu articulo, como lo hice saber, despierta una coincidencia de opinión, casi natural, de cualquiera que se interese por estos temas sociales de nuestro tiempo. Pero deja abierto el camino para otras miradas sobre ellos, y que es un mèrito de tu publicación.
    En mi caso lo que trato es ver de un modo màs contextualizado las opiniones que expresas, y con las cuales,repito, coincido en casi su totalidad.
    Creo entender que el tema básico del que se habla es de LA LIBERTAD. Un valor social e individual entendido de diferentes modos, según desde que lugar se analise. Hay conceptos de libertad diferentes según los interprete un político, un religioso, un filosofo o una persona sin pensamiento crìtico de la realidad.
    Mi referencia a la frase de John Stuart Mill que encabeza la publicación, me pareció pertinente respecto al posterior desarrollo del tema; pero no pude evitar mis reparos a la elección de ese autor, puès su concepción de la negación de la autoconciencia ,y la reducción de la experiencia a lo que solo se experimenta, sumado a sus ideas de lo útil como único criterio de la felicidad, generaron, quizás innecesariamiente, un ligero malestar intelectual.
    Pero no es, creo, un dato relevante para analizar el tema básico.
    Me parece que entender el tema de la libertad del ser humano es complejo.
    Lo tomaron en cuenta los pensadores clásicos griegos,San Agustín, el evangelio y San Pablo en la concepción cristiana, y muchos màs…
    Quiero comentar, lo que a mi criterio, es lo que podría ayudar a entender mejor los fenómenos sociales que desarrolla el artículo: libertad de expresión, censura, condicionamientos sociales, y todo lo que se relacione con acciones represivas sobre el pensamiento humano.
    THOMAS HOBBES, a mediados del siglo XVII, en un libro llamado Leviatan, define en pocas palabras su concepto de libertad y dice “Libertad es la ausencia de obstáculo”. Síntesis exacta y brillante de su pensamiento.
    Agrega: Soy libre mientras nadie se opone a mis movimientos (debe haber leído muy bien a Galileo Galilei y sus ideas sobre el movimientos de los cuerpos en la naturaleza). Dice Hobbes; Mi libertad tiene lìmites, el lìmite es el obstáculo. Todo està permitido, menos “lo prohibido”
    Ya aquí el concepto de libertad se empieza a complejizar. El niño en el desarrollo evolutivo lo va asumiendo paulatinamente, muy a su pesar. Su libertad, como sus deseos, tienen un lìmite. Va entendiendo que depende de los demás y necesita de ellos. Pero a su vez se le imponen reglas y normas que debe cumplir.
    El adulto, ya liberado de la tutela familiar, tiene por delante un solo obstáculo para su libertad: los demás. Según Hobbes y sostenido por una corriente importante del pensamiento actual, afirma :” El derecho a la libertad del individuo, tiene como lìmite el derecho de los demás”. Surje de este concepto de libertad individual una inevitable inferencia: Se debe confrontar con la libertad “del otro”. Llevado a un ejemplo simple: La parcela de terreno donde tengo construìda mi casa, tiene lìmites, y tengo mis derechos, como propietario, dentro de esos lìmites. no puedo acceder a mi arbitrio o capricho, a la propiedad del otro.
    ROUSSEAU decía que “EL SUJETO ES LIBRE MIENTRAS DECIDE DARSE SU PROPIA REGLA”. La libertad individual es decidir por la autonomía o soberanía personal. Que es decir emanciparse o liberarse de la voluntad del otro. Esta idea de Rousseau, fuè en su contexto histórico, la que se materializò en una revolución social. La Revolución Francesa..
    Mientras que Hobbes interpretò la libertad con una concepción privada en su esencia, la de Rousseau era una concepción social por su contexto histórico. KANT toma el tema de la libertad diciendo que darse la propia ley es algo que està dentro de la esfera de la propia moralidad individual, siendo por lo tanto un elemento subjetivo.
    MARX, en La Cuestión Judìa, y en Manuscritos: Economía y Filosofìa, incorpora al tema otra mirada. Dice resumiendolo, que “los demás” posibilitan y potencian la libertad de la persona, si se actùa mancomunadamente con el otro. Soy libre mientras los demás iambièn lo sean.
    Desarrolla su Teoría de la Alienación o trabajo enajenado, afirmando que las relaciones de producción injustas denigrantes, hacen imposibles para el hombre el ejercicio de la libertad humana (siendo reemplazada por el dinero, cuya posesiòn da sentido todopoderoso a su relación con la sociedad ,es decir :con el otro. Mientras esas condiciones de sometimiento colectivo estén presentes no existirà libertad posible. El hombre será libre solo en una sociedad libre..
    La sociedad capitalista actual, con sus cualidades de origen: injusta, explotadora y excluyente, lejos de ser una fuerza debilitada y en retroceso,tiene como una de sus admirables capacidades la capacidad de adaptación. El fin se mantiene intacto ,las formas cambian o se modifican, pero mantener su poder es vital.
    Los regímenes totalitarios, aunque màs acotados en sus fines, también disponen de sus estrategias para sostener su poder de dominio.

    ** Dado mi interés por el tema, quisiera, después de este pretendido encua-
    dre general, hacer un comentario detallado de las formas que adquiren
    el manejo y la manipulación de la mente, algunas de las cuales ya has men
    cionado.
    Atte.

    Le gusta a 1 persona

  2. PODER Y CONTROL
    ¿Desde que lugares se puede partir para hacer un análisis lo màs acertado posible de estos fenómenos sociales que determinan la gran parte de la conducta humana?
    Lo primero y elemental es no negar su existencia. Y segundo adjudicarle la importancia que tiene en el contexto històrico que nos toca vivir.
    En mi opinión el abordaje de estas cuestiones tiene que ser hecho con criterios lo màs abarcativos y universales posibles, de los cuales se deduzcan el porquè de estos fenómenos que si bien tienen identidades propias, se hallan unidos por un origen común.
    Creo que pueden ser de gran valor comprensivo las miradas de la SOCIOLOGIA, la PSICOLOGIA y la FILOSOFIA básicamente
    Y dado que estamos hablando de hechos sociales: libertad de expresión, censura, condicionamientos sociales de la actividad y pensamiento humano, lo primero que sería pràctico es entender en que marco se dan los hechos, es decir LA SOCIEDAD.
    Sin hacer comentarios sobre lo que entendemos por sociedad, es claro que toda sociedad como tal tiene una estructura, un orden, valores, rasgos, que permiten la cohesión de sus integrantes. Las instituciones son la creación social que posibilita, además de la perdurabilidad, la realización de sus objetivos. Entre esos objetivos se halla la ESTABILIDAD del sistema social, entendido como requisito para su progreso. Para lograr esa estabilidad se hacen necesarias la creación de normas o reglas que sean aceptadas y obedecidas por las personas que conforman esa sociedad. Obediencia voluntaria. Pero, como alguien dijo, NO HAY ESTABILIDAD SIN LEY. se infiere que es necesaria la ley para poner a resguardo los intereses de la sociedad de aquellos que no acepten o concuerden con los intereses mayoritarios. Para mantener la armònia social es necesario crear un “orden político” que ejerza su acción legitimado de autoridad y PODER. Poder para hacer cumplir la norma y la ley entendida como bien común y reaseguro de estabilidad y progreso social.
    Pero en realidad PODER ES LA PROBABILIDAD DE QUE LOS HOMBRES ACTUEN COMO OTRO HOMBRE DESEA.. Esta concepción ,creo, se ajusta mas a los temas que están planteados. En todas las sociedades conocidas existieron y existen estructuras, instituciones, normas etc…pero, en mi opinión el concepto central està en el tema del poder.
    ¿Poder para que?
    Todas las instituciones, políticas, religiosas, militares, económicas, culturales, educativas, y la familia…están basadas en la posesión de un principio de autoridad y poder social en menor o mayor medida.
    Para que? podríamos decir que ciertamente es para mantener la cohesión social, progreso etc…pero la verdad es que la evidencia nos muestra que es para mantener el CONTROL Y DOMINIO del otro, lo que asegura los beneficios que el poder colleva. Ejercer la voluntad propia sobre el otro.
    La autoridad es poder legìtimo e implica obediencia voluntaria. Detentar poder no necesariamente tiene este atributo, y debe ser visto como un medio, por lo que es fundamental preguntarse ¿poder de quièn? ¿poder para que fines?
    Los que lo detentan tratan siempre de revestirlos de fines loables, altruistas o beneficiosos para aquellos que en la realidad quieren controlar y dominar.

    Le gusta a 1 persona

  3. La pregunta que formulas respecto a si es posible que nuestras experiencias se vean influenciadas por opiniones previas, creo que es innegable que eso sucede, y no necesariamente constituye un condicionamieto negativo a nuestro propio juicio. Siempre existen opiniones previas que conforman nuestro pensar.
    Y sobre la pregunta de si el desconocimiento de todas las opiniones nos impide la certidumbre de las propias, pienso que no es así. Es màs, nuestras certezas están generadas, en la mayoría de los casos, en interpretaciones subjetivas que hacemos de los hechos y de nuestra propia experiencia. Siendo las opiniones ajenas un dato mas en esa construcción.
    La pregunta central que uno debe hacerse para enfrentar el tema que planteas es : ¿Cómo construimos nuestra subjetividad ? ¿A partir de que cosas conformamos nuestras opiniones ?
    Sin entrar a contestar estas preguntas en detalle (cosa que han hecho pensadores extraordinarios como Barthes, Foucault, Lacan, y antes Locke, Weber, Marx, Spinoza… y tantos otros), lo que creo debe ser puesto como determinante de esa construcción es LO SIMBOLICO.
    Para entender como piensa, siente y actùa una persona hay que conocer que símbolos ha internalizado. Ellos si condicionaràn sus conductas y sus roles. A su vez estos símbolos le darán un marco de referencia a su experiencia y a su vez con el medio social.
    El tema de la libertad de expresión, censura, moralidad, democracia etc, tiene que ver con la relación del individuo y la sociedad en la que se encuentra .
    El vìnculo entre la sociedad, y las instituciones que la conforman, con el individuo se manifiesta esencialmente a través de símbolos, los sociales y los individuales. El lenguaje, el màs universal de los símbolos, es a pesar de su particularidad un elemento subjetivo que puede diferenciar a un individuo de otro, y muy probablemente a un individuo de una institución, y con seguridad a una institución con otra.
    Otros símbolos sociales, propios de una determinada sociedad, por ejemplo los USOS Y COSTUMBRES, pueden ser aceptados mayoritariamente, de hecho que lo son, pero la misma sociedad defiende su cohesión,y estabilidad accionando de diversos modos contra quienes no “respeten” esas normas. El COMPORTAMIENTO ACEPTADO incluye ,además, las convenciones y la ley. Las sanciones obviamente son diferentes para quien transgrede una costumbre a quien lo hace con una ley.
    La moralidad aceptada socialmente està colmada de símbolos. El cuerpo humano, la vestimenta, la genitalidad, uso del lenguaje, la fidelidad, rituales y otros muchos comportamientos. La institución religiosa, conservadora por naturaleza, inculca en el inconciente colectivo estas actitudes y comportamiento, con fin de mantener su lugar dentro del orden social existente.
    LA CENSURA es la actividad que realiza EL CENSOR.
    Pero entendida como una acción que se realiza contra una obra ya realizada
    limitando su expresión en el contenido o en la forma, supone que existe alguien o algo que toma la atribución de censor. Este me parece el concepto màs relevante. El censor para ejercer su acción necesita tener PODER. Sin èl sería inútil su tarea.
    Casi todas las instituciones sociales conocidas, la política, la religión, la militar, la educativas, las económicas y aùn las culturales, la practican asumiendo diferentes modalidades, pero sin perder su objetivo central: Intervenir limitando la expresión libre del contenido o la forma de una obra.
    En general se aducen motivos que aluden cuestiones morales, políticas, ideológicas, religiosas o simplemente ofensas o daños al “bien común”.
    Las formas en se ejerce son a veces grotescas o burdas y otras veces sutiles y disfrazadas, como es expuesto en la publicación con claridad.
    Quisiera hacer una breve referencia a una obra de Pierre Bourdieu, que aporta una mirada muy lùcida a este tema: VIOLENCIA SIMBOLICA.

    Le gusta a 1 persona

    • Bueno… Me he quedado sin palabras. Tus comentarios me han dado mucho que pensar. Creo que han sido aquellos donde más te has explayado.
      Principalmente, me gustaría señalar que tus referencias sobre la libertad, citadas a partir de varios filósofos, han abierto nuevos cuestionamientos en mi mente. Algo que me ha gustado mucho, es el planteo de los límites de la libertad.
      Lo cierto es que si bien la censura, desde un primer plano, es una enorme barrera a la libertad, hay veces donde, por más que pueda resultar burda y ridícula, puede ser entendida según el contexto y la ideología del censor. Según su poder, como tanto has mencionado. Es un gran conflicto intentar respetar la libertad de la otra persona cuando su visión y sus valores chocan con los míos. A veces creo que se trata de una cuestión de tolerancia y humor. La libertad es una utopía o un concepto limitado por nuestras propias necesidades y ambiciones. Leyes y poder. Siempre nos enseñaron que se trataba del pilar del orden, y el orden puede convertirse en un tirano de nuestras vidas. Pero esto llega a suceder porque, tal como decía Hobbes en Leviatán, el hombre en estado de naturaleza siempre se inclina hacia el mal y la búsqueda insaciable de poder que conduce a un estado de muerte.
      Pero ¿Es mejor mantener este deseado “control” sobre la naturaleza humana a través de la ignorancia y la mentira?
      A veces parece que no existen otros medios para abordarlo, pero yo creo que la falta de conocimiento influencia en nuestra visión del mundo. Esta afirmación tiene distintas perspectivas, claro está. Nuestra capacidad de opinar a veces puede verse poco influenciada por terceros por ese subjetivismo innato y profundo del que has hablado. Sin embargo, existen temas sobre los cuales no podemos hablar ni de esa pequeño matiz previo a una idea general floreciente. Las personas menos críticas o menos pensantes tienen una menor consciencia sobre el mundo en general. Son ellos quienes más propensos resultan a esta influencia. No puede haber ninguna clase de subjetivismo sin que haya habido una idea previa, inclusive en algún tema relacionado. Tal vez el caso que puse de ejemplo no sea el más adecuado, porque lo cierto es que en una situación así, no importa la cantidad de opiniones que oigamos, suelen ser las primeras la que más impacto nos han dejado. Pero también podríamos referirnos a cuestión de calidad y cantidad. Factores muy detallados y reparados cuando de censura y publicación hablamos.
      Resumidamente, muy cierto es que, sin importar, la filosofía o la idea que se defienda, el desarrollo de algún intelectual siempre va a estar condicionado por el contexto de vida y las ramas universitarias y demás que formen parte de su tesis general. No obstante, hablando desde un panorama general, cuando no hablamos de opinión, sino de una constatación lo más fiable de la realidad, sostengo que sí es importante conocer toda clase de material. Podríamos estar viviendo una mentira a lo largo de todas nuestras vidas, o bien, podríamos impresionarnos aún más cuando descubriéramos una nueva faceta. El choque cultural es un fenómeno que crece exponencialmente en los últimos tiempos gracias a la globalización, pero la filosofía del censor es miserable tanto como sus intereses disfrazados de altruismo. Y es en este punto donde se introduce la violencia simbólica que has citado en tu último comentario.
      Las aparentes finalidades del censor se sitúan sobre motivos de auto-preservación en cuanto a cuestiones de poder y control social. En un mundo donde la censura se naturaliza, como regla moral o socialmente aceptada inclusive, como si fuera la época victoriana, donde decir incluso la palabra “pantalón” en presencia de damas y caballeros, era un sortilegio, demanda una cuestión de rebelión. Es el punto y el momento donde los censados se vuelven consciente de ello.
      Hay que tener en cuenta que la censura es pura conservación que busca que el conocimiento o la información no cambie la realidad. Los humanos somos altamente influenciables, algunos más que otros, y los estímulos externos causan efecto en nuestro sub-consiente. Como había dicho una vez un crítico literario “Somos una sociedad basada en una cultura Frankenstein, hecha a base de retazos de narrativos y símbolos que nos rodean”.
      Nuestra concepción del mundo se forma a partir de los que vemos, oímos y leemos. Teniendo en cuenta que no todos tienen un amor por el conocimiento, las distracciones de los censistas siempre tendrán un efecto más eficaz.
      Supongo que mi pregunta más profunda se centra en buscar el verdadero autoconocimiento en todos nosotros. ¿Y si no fuéramos más que una mera construcción que los medios y la cultura popular han hecho de nosotros? Por existir excepciones y defectos en el sistema, siempre van a haber marginados. Pero es en este marco de interpretación donde considero válido este cuestionamiento para ir más allá de nuestra preconcepciones básicas de la vida. Todo partiendo de un tema mucho más sencillo como lo es la censura.

      *Quiero darte las gracias por haber comentado mis posts y haber hecho una cuenta para ingresar al blog. Es un placer leer lo que opinas y me honra que te esfuerces tanto escribiendo comentarios tan elaborados y dignos de ser compartidos. Es notable que lees bastante y sabes mucho.
      Muchas gracias por tu apoyo y estaré esperando con ansias tus próximos comentarios y referencias a la violencia simbólica.

      Me gusta

  4. Tessa Taglia: Hablar estos temas tienen la extraordinaria cualidad, si realmente nos interesan, que se prestan a muchísimas miradas, y que, experiencias de la vida cotidiana nos enfrentan de alguna manera con ellos.
    Encontrar interlocutores valiosos, como es tu caso, hace el analizarlos un placer.

    Estamos atravesados por la cultura de nuestro tiempo y por nuestra propia historia vital. De allì que es difícil definirnos como seres singulares y únicos, ( como secretamente pretendemos) siendo tan vulnerables y dèbiles frente al entorno, y sujetos, a su vez, a nuestra propia historia. Me parece que nos hace mucho mejor aceptar esas debilidades, carencias y limitaciones, y emprenderla por el lado de la libertad intelectual, que es una poderosa herramienta para intentar cambiar algo, incluido a nosotros mismos. Es un arte saber utilizar las debilidades del Sistema.
    PIERRE BOURDIEU , màs que como sociólogo, como pensador global de la realidad contemporànea, ha construido un análisis, a mi gusto superlùcido, que supera al de su maestro Levy-Strauss. Su propuesta de abordaje para entender los fenómenos sociales se basan en los conceptos de “Habitus”. Campo Social y Capital Simbòlico. Teorizaciones y análisis empìrico a la vez.
    Parte de la premisa de que toda pràctica social debe ser razonable, es decir explicable.
    Abordò temáticas como La Escuela, afirmando, entre muchísimos conceptos, que ella es la “fàbrica” de formas del pensamiento, un lugar donde se reproducen las estructuras sociales y además una generadora de la desigualdad de oportunidades.( Libro: La Reproduccciòn de 1980 o por ahí) El estudio de campo lo realizò en escuelas primarias francesas, y sus conclusiones tienen total vigencia en nuestros días.
    Escribió una obra imperdible sobre como se generan los gustos o preferencias estèticas en las personas:”Los Juicios del Gusto”. Análisis novedoso que cuestiona los prejuicios que tenemos sobre quienes tienen preferencias estéticas distintas a las nuestras. En fin…creo que me estoy yendo del tema, pero te lo recomiendo!!.
    Violencia Simbòlica es el aporte de Bourdieu mas significativo sobre el tema del poder, el dominio, la sumisiòn y el control. Por supuesto que parte de la idea que estos elementos son parte constitutiva de la relación humana y social del sujeto.Y además,curiosamente la extiende a las cosas y al propio cuerpo. Entendiendolas como relaciones de fuerza, antitéticas, y que se expresan como pares ( masculino-femenino, individual-colectivo, dominado-dominador etc.)
    El define la Violencia Simbolica como: una acción racional, donde el dominador ejerce un modo de violencia indirecta y no físicamente directa en contra de los dominados, los cuales NO LA EVIDENCIAN o son inconcientes de dichas pràcticas en su contra, por lo cual pasan a ser “cómplices” de la dominación a la que están sometidos.
    Las pràcticas de la violencia simbòlica, dice, son parte de estrategias construìdas socialmente, en el contexto de esquemas asimétricos de poder, caracterizados por la reproducción de roles sociales, “status”, condiciones de gènero, categorías cognitivas, posición social, como representación evidente de poder y como parte de una reproducción encubierta y sistemática.
    La propaganda, el uso del lenguaje, la moda, la erotización de “algo” aunque no tenga sentido estrictamente sexual, énfasis en uso del lenguaje y gestos emocionales…y muchísimas otras pràcticas, todas conducentes a doblegar cualquier actitud, resistencia u oposición al poder. Nunca se presentan como una coerciòn y mucho menos como una coacción. En su carácter sigiloso, sutil, casi “natural” radica su verdadera fortaleza.
    LA POLICIA DEL PENSAMIENTO tiene en la violencia simbólica su “modus operandi” màs efectivo y contundente.
    De estas cosas ,creo, tenemos que hablar con nuestros hijos, con los seres a quienes queremos, alertar a cuàntos podamos y en lo posible generar debate. Tal vez de este modo contribuiremos a dar un paso adelante para simplemente estar mejor.

    Te agradezco tu devolución y opiniones. Y te felicito por proponer temas interesantes en tus publicaciones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s